Después de terminar tu tercera semana de embarazo, empiezas la cuarta en la que estás a punto de cumplir tu primer mes. Te quedan otros ocho por delante pero la espera merecerá la pena, te lo prometemos.

A continuación encontrarás toda la información relacionada con los síntomas, cuidados y desarrollo del bebé durante la semana 4 del embarazo.

Síntomas de la semana 4 de embarazo

Semana 4 de embarazo

En estos siete días que tienes por delante, los dolores se relajarán pero tendrás sensación de cansancio y sueño así que si puedes, descansa para recuperar la energía perdida de las tres semanas anteriores.

Además, puedes tener algunos de los siguientes síntomas:

  • Náuseas y vómitos, especialmente por la mañana.
  • El sentido del olfato se intensifica
  • Necesidad de ir al baño de forma frecuente como fruto de la presión en la pelvis.
  • Aumento en el tamaño de tus senos
  • Inestabilidad emocional.

Obviamente, estás embarazada y no tendrás el periodo así que no lo esperes por que no te va a bajar en una buena temporada.

Pruebas médicas durante la semana 4 de embarazo

Si aún no te has hecho ninguna prueba médica, deberías ir al ginecólogo para que te realice una exploración y compruebe que tu estado de salud es adecuado a través de un análisis de sangre.

Es importante confirmar que tu estado de salud es bueno y todo transcurre correctamente durante tus cuatro semanas como embarazada.

Desarrollo del bebé durante la semana 4 de embarazo

El embrión sigue creciendo a un ritmo endiablado y ya tiene el tamaño de una judía, eso si, cada día que pasa crece un milímetro más.

Si en la semana anterior ya vimos que su corazón comenzaba a latir, ahora empiezan a desarrollarse unos pequeños bultos de los que crecerán sus extremidades, es decir, los brazos y las piernas.

Para terminar, se empiezan a formar unas finas capas de tejido que serán la cara del bebé. Todo comienza a tener forma pero para ver como evoluciona, debemos ir a la semana 5 del embarazo y conocer ahí los siguientes cambios que se avecinan.