Ahora sí que puedes decir que ha comenzado la cuenta atrás para el nacimiento de tu hijo. La semana 38 del embarazo ha quedado atrás y comienzas la semana 39 sabiendo que el bebé puede llegar en cualquier momento.

Si quieres saber todos los detalles que rodean a estos últimos días de tu embarazo, sigue leyendo. Y si aún te falta algo de comprar para tu bebé, aquí puedes repasar todo lo que te hará falta y comprar lo que necesites para su nacimiento.

Semana 39 de embarazo, ¿cuántos meses son?

Semana 39 de embarazo

Ya han transcurrido 8,8 meses de tu embarazo. Comienza la cuenta atrás para dar a luz y es que te faltan alrededor de siete días para que llegue el momento del parto.

A estas alturas ya sabrás un día en el que tienes más probabilidades de dar a luz, incluso puede que tu médico te haya puesto una fecha límite a partir de la cual tienes que ingresar en el hospital para que la situación esté controlada cuando llegue el momento del nacimiento del bebé.

¿Cuál es el peso la madre con 39 semanas de embarazo?

En la recta final del embarazo, la mujer suele haber engordado entre 12 y 15 kilogramos.

Si el embarazo es gemelar, entonces el intervalo de peso ganado puede aumentar desde los 16 kilos hasta los 24 kilogramos.

Síntomas de parto en la semana 39 de embarazo

Teniendo en cuenta que te falta muy poco para el parto, en la semana 39 de embarazo puedes sufrir contracciones regulares que hacen saltar las alarmas de que el bebé se prepara para salir, sin embargo, estas contracciones en muchos casos dejan de producirse.

No dejes de controlar este tipo de contracciones porque en cualquier momento, podrían incrementar su intensidad y combinarse con alguno de los siguientes síntomas que significan que estás de parto:

  • Romper aguas o la rotura del saco del líquido amniótico. Este es el síntoma ineludible de que el momento de dar a luz ha llegado.
  • Reducción de los movimientos del bebé por estar colocado en la postura adecuada para el parto.
  • Pérdida del tapón mucoso.

Semana 39 de embarazo sin contracciones

Es raro que en la semana 39 de embarazo no tengas contracciones, aunque sean las de Braxton Hicks cuya intensidad es baja y se producen de forma irregular.

Si aún no tienes contracciones, puede que la fecha del parto se retrase pero lo ideal es que acudas a tu médico para que sea él quién valore la situación y si lo cree conveniente, provoque el parto en una fecha determinada a pesar de que no tengas contracciones.

Pruebas médicas durante la semana 39 del embarazo

A falta de siete días para la fecha probable del parto, tus últimas visitas al médico irán destinadas a prever el momento de dar a luz.

Tú misma le contarás al médico cómo te encuentras, si tienes contracciones y si son regulares o no, si tienes pinchazos u otros dolores, si el bebé se mueve mucho o está tranquilo, etc.

Además, el médico te hará un examen abdominal para asegurarse de que el bebé está en la postura adecuada para dar a luz. A su vez, hará una serie de pruebas médicas sencillas para controlar tu frecuencia cardiaca, tensión arterial, etc.

En su conjunto, el médico podrá predecir si falta muy poco para el parto o todavía hay que esperar unos días más hasta llegar a la semana 40 del embarazo.

El bebé en la semana 39 de embarazo

El bebé está a punto de terminar la fase de crecimiento que comenzó unas semanas atrás. En la semana 39 de embarazo, suele medir unos 50 centímetros y sobrepasa los 3 kilogramos de peso.

Estos días, el bebé asimila el líquido amniótico como material de desecho en su aparato digestivo, formando el meconio que serán sus primeras heces tras su nacimiento. El meconio es una sustancia oscura, densa y bastante pegajosa que los bebés siempre expulsan en sus primeros días de vida por este motivo.

Movimientos del bebé en la semana 39 de embarazo

El bebé apenas tiene espacio para moverse, incluso el cordón umbilical suele enrollarse alrededor de él por este motivo.

Debido a esto, a las 39 semanas de embarazo, el bebé no suele realizar muchos movimientos. Está encajonado y su cabeza descansa en el cuello del útero para cuando llegue el momento del parto. Si el bebé no se encuentra en esta postura, es probable que el médico valore la posibilidad de hacer cesárea para evitar complicaciones en el recién nacido.

Prepárate para el parto

Dado que puedes romper aguas cuando menos te lo esperes, lo ideal es que tengas preparada la típica bolsa con todo lo necesario para cuando vayas a dar a luz.

Recuerda meter todo lo que necesites para realizar los primeros cuidados del bebé, quizás pases varios días en el hospital tras el nacimiento así que es importante que no se te olvide nada.

Si quieres saber qué pasará en la semana 40 de embarazo, pulsa en el enlace que acabamos de poner y mira lo que pasará en tus últimos siete días del periodo de gestación.