¿Necesitas calcular el TAE obtenido por una operación con interés compuesto? Nuestra calculadora online te permite obtener el porcentaje de rentabilidad sujeto a la inversión.

Su funcionamiento es muy sencillo y sólo necesitas rellenar los campos del capital inicial, el capital final, la fecha de inicio en la que se empezó a aplicar el TAE y la fecha de finalización:

¿Qué es el TAE?

El TAE o la Tasa Anual Equivalente es un indicador porcentual que muestra el coste o el rendimiento efectivo de un producto financiero, ya sea un depósito, un préstamos, una hipoteca, etc.

Como particularidad a destacar, los intereses que se obtienen cada año se vuelven a invertir al mismo tipo de interés hasta que llegue la fecha de finalización del producto financiero contratado.

Fórmula para calcular el TAE

Fórmula para calcular el TAE

Para calcular el porcentaje de Tasa Anual Equivalente de una inversión sujeta a este tipo de interés compuesto es necesario aplicar la fórmula que tienes encima de estas líneas, siendo:

  • Cn: capital final
  • C0: capital inicial
  • n: duración de la operación en anualidades

Qué es el TAE en una hipoteca

Calcular TAE

El TAE en una hipoteca es una medida que puedes usar para comparar las ofertas que te ofrecen los diferentes bancos.

Lógicamente, interesa que el TAE de una hipoteca sea lo más bajo posible ya que son los intereses totales que nos cobrará nuestro banco cada año.

Es importante que busques siempre la TAE de una hipoteca antes de contratarla y te fijes en la letra pequeña, pues los bancos suelen incluir comisiones (gastos de apertura, por ejemplo) y seguros (de vida o de hogar). Cuantos más productos estén vinculados a la contratación de la hipoteca, más subirá el TAE y más encarecerá el precio el coste total de la hipoteca que hemos solicitado al banco.

Otro aspecto importante para valorar una hipoteca consiste en calcular la diferencia entre el TAE y el interés. Para ello tienes que aplicar la siguiente fórmula:

TAE – interés = TAE – (Euribor + diferencial de la oferta)

Si la diferencia entre el TAE y los intereses de la hipoteca es baja, es una señal positiva.

Qué es el TAE de un préstamo

Al igual que sucede con la hipoteca, cuando vayas a contratar un préstamo el TAE es el indicador más importante en el que debes fijarte. Al final se trata de un indicador que permite calcular cuál será el coste efectivo asociado a la contratación del préstamo.

De nuevo el TAE en préstamos personales incluye comisiones como la de apertura o la de cancelación anticipada. Su valor también depende de otros parámetros como el tipo de interés nominal que se puede aplicar o el número de veces que se liquidan los intereses durante el año.

En definitiva, si dudas en la contratación de diferentes préstamos a devolver en el mismo plazo de tiempo, lo normal sería apostar por el que menor TAE ofrezca aunque no lo tomes como parámetro de referencia absoluto ya que siempre existen otras condiciones o letra pequeña asociada a la operación financiera.