¿Tienes que hacer un trabajo como freelance y no sabes cuánto cobrar? Con esta calculadora, freelance y autónomos pueden calcular cuánto cobrar a un cliente por un servicio determinado.

El resultado arrojado es orientativo y una estimación de lo que deberías cobrar por tu trabajo (sin impuestos) para que fuese rentable y es que algunas veces, se peca de trabajar demasiado barato y eso no reporta beneficios. Gracias a esta calculadora freelance, podrás tener en cuenta factores como las vacaciones, gastos fijos, días en los que puede que no trabajes por incapacidad y más. 

Cómo funciona la calculadora freelance

Calculadora para freelance

Se trata de una herramienta de gran utilidad para que puedas poner un precio a tu trabajo de forma rápida y sencilla. Si eres diseñador, redactor, programador o ejerces cualquier otra profesión como autónomo o freelance, seguro que alguna vez te han preguntado algo como: “¿cuánto me cobras por hacer una página web?” y aunque tienes un precio aproximado para el trabajo, realmente no sabes si le estás sacando la rentabilidad que merece.

La calculadora freelance para autónomos tiene en cuenta datos básicos como el dinero que quieres ganar al mes, cuánta rentabilidad le quieres sacar a tu trabajo, si vas a tener vacaciones o no y los gastos fijos que soportas mes a mes (alquiler, pago de la cuota de autónomos, Internet, facturas, etc.).

Recuerda que durante las vacaciones no estás facturando por lo que durante el resto del año, tus trabajos tienen que soportar este periodo de carencia en el que no trabajes. Todo esto lo puedes tener en cuenta con la calculadora freelance.

¿Qué es un freelance?

Un freelance es una persona que, de forma autónoma, trabaja para terceros y les cobra por sus servicios directamente. Ser freelance o autónomo es una solución que cada vez más trabajadores aplican en su vida laboral y es que ser tu propio jefe tiene muchas ventajas, aunque también desventajas.

Entre las principales desventajas, están los grandes gastos que hay que soportar mes a mes como la cuota de autónomos, el IRPF, compra de material (ordenadores, vehículo si fuese necesario, etc). También tiene la pega de que es una modalidad “menos estable” que la del asalariado con contrato indefinido aunque a día de hoy, ambos status no garantizan nada en lo que a continuidad del trabajo se refiere.

Como ventajas, el freelance tiene cierta libertad de horarios (aunque trabaja mucho), no tienes a nadie por encima de ti y haces las cosas tal y como tu criterio lo decide.

Si eres freelance, usa esta calculadora y pon el precio justo a tu trabajo.